El club de Tobby

por Inés Moisset

Cuando iniciamos esta serie de encuentros partimos de algunas preguntas incómodas que fueron guiando la elección de temas e invitados. Ahora, en el cierre del ciclo intentaremos responder estas cuestiones desde el punto de vista del colectivo Un día|Una arquitecta:

¿Qué está pasando en la arquitectura argentina? ¿Los arquitectos están conformes con sus sistemas de representación? ¿Son los arquitectos referentes consultados en las cuestiones fundamentales que hacen a la profesión y a la sociedad a la que pertenecen? ¿Es necesario debatir los flujos de poder que estructuran desde hace décadas a la arquitectura en nuestro país? ¿Las condiciones, oportunidades laborales y visibilización son las mismas para las mujeres que para los hombres en nuestro país?

Según datos de FADEA las arquitectas forman el 41% de la matrícula. Desde 1987 las universidades superaron el 50% de alumnas en la carrera. Más de 30 años después esto no se ve reflejado en los espacios de representación: dirección de instituciones, premios, publicaciones e invitaciones a dictar conferencias. En la mayoría de los encuentros realizados en Argentina y auspiciados por instituciones públicas (Colegios y Universidades Nacionales) la representación se mantuvo entre el 0% (All Male Panel) y el 15%. Después de 9 ediciones, la Sociedad Central de Arquitectos, otorgó el premio a la Trayectoria 2016 a Flora Manteola, siendo la primera mujer que obtiene este reconocimiento (11%).

Desde Un día | una arquitecta hemos convocado al Compromiso 30% intentando establecer un mínimo en la representación de mujeres en los eventos. Ninguna de las instituciones invitadas para sumarse se asume como misógina, pero la tradición y la “normalidad” les impide la autocrítica. A pesar de contar con gran cantidad de firmas que lo apoyaron, el compromiso solo fue suscripto por dos instituciones: el CPAU y la Universidad Nacional de Avellaneda.

Existen prácticas normalizadas entre quienes dirigen las instituciones, quienes realizan publicaciones y quienes organizan eventos, que impiden el acceso de las mujeres a estos espacios.

Quienes toman estas decisiones, dicen que no es que no quieran invitar mujeres, sino es que a ellas no les interesa participar. Esto es inadmisible dada la cantidad de arquitectas que hay en el país, repetimos un 41%.

A veces suponen de manera inconsciente que no hay arquitectas haciendo cosas relevantes. Dan por hecho que en un equipo mixto ellos son genios y ellas, musas. Estas asignaciones de roles también impactan haciendo asumir a las propias profesionales una posición de inferioridad.

La ausencia de concursos también es algo que impide el acceso al trabajo profesional de manera igualitaria. El anonimato favorece la incorporación, no solo de mujeres, sino también de profesionales jóvenes y periféricos a las oportunidades laborales. El concurso rompe el lobby de la profesión y este es, por supuesto, un club de Tobby, un círculo cerrado de varones. Y para desarmar este sistema de privilegios, es necesario ver más allá del círculo y salir de él.

Las instituciones son responsables, en tanto fijan reglas para que toda la matrícula pueda estar representada. Así mismo podemos, de abajo hacia arriba, reclamar a quienes conducen que reorienten las políticas en pos de una profesión más inclusiva.

Te esperamos en CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad
Nivaldo Andrade + Inés Moisset
Martes 14 de noviembre de 19:00 a 21:00
CPAU,  25 de Mayo 482, Buenos Aires
Como los cupos son limitados se pide inscribirse en el mail: infocruces@gmail.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s