CRUCES Buenos Aires: “Exportar Arquitectura” junto a Valeria del Puerto y Federico Kelly

por Florencia Marciani

El pasado miércoles 1 de noviembre se llevó a cabo en el Estudio Aisenson el sexto encuentro de CRUCES. Nos acompañaron Valeria del Puerto, socia del estudio del Puerto Sardín Arquitectos y Federico Kelly, socio del estudio KLM Arquitectos. Cada arquitecto mostró un proyecto a través del cual contó su experiencia en el exterior. Los casos elegidos para debatir sobre lo que implica exportar arquitectura  fueron los realizados en Ulán Bator, Mongolia y Luanda, Angola, respectivamente.

La oportunidad de llevar a cabo estos proyectos  en países tan lejanos y con sociedades tan diferentes a la nuestra, vino acompañada de  la incertidumbre y el riesgo de trabajar con una geografía y un clima totalmente diferente, a miles de kilómetros de distancia, de difícil acceso, y con grandes brechas culturales e idiomáticas.

Ulán Bator es la capital más fría del mundo. Donde las temperaturas en invierno pueden llegar a -45° C y en verano a 30°C. Se caracteriza por un contexto urbano de torres exentas y acristaladas que poco tienen que ver con el clima del lugar. Pero al mismo tiempo, la arquitectura vernácula del país les enseña cómo hacer frente a este clima extremo.

Luanda, en cambio, cuenta con un clima semiárido caracterizado por temperaturas que superan los  30° C todo el año. En esta ciudad la principal problemática sin embargo no es el clima sino la situación político-económica del país. Después de 30 años de guerra civil Luanda era como una ciudad devastada: grandes migraciones a la capital, ausencia de infraestructura, edificios destruidos y extremada pobreza. Sin embargo, con el cambio de régimen político y el gran crecimiento económico en los últimos años debido a la economía del petroleo, la ciudad de volvió una gran laboratorio para estudios de arquitectura de todo el mundo.

El clima extremo de Mongolia fue el primer desafío que enfrentaron Valeria del Puerto y Horacio Sardín su socio, al recibir el encargo de un edificio de viviendas y hotel en el centro de la ciudad. Tomando como referencias las Yurtas – vivienda tradicional nómade-, el estudio propuso dos volúmenes sólidos con balcones cerrados acristalados. Los balcones funcionaron como grandes trampas de calor para el invierno que se abren y generan ventilación por convección en verano. Los muros de 60 cm de ancho evitan la pérdida de calor y de esta manera redujeron significativamente el uso de calefacción artificial. La gestión -una de las preguntas que más se realizó en el encuentro- del proyecto se pudo llevar a cabo con éxito gracias a una fluida comunicación a través de correos electrónicos y la predisposición de ambas partes en responder consultas continuamente. 

Por su parte, Federico Kelly mostró el proyecto para la sede de la Fundación Sagrada Esperanza realizado en sociedad con el estudio Baudizzone Lestard. El proyecto de 25.000 m2 estaba ubicado en la bahía de Luanda. La propuesta fue una  torre con basamento. En la parte inferior ubicaron las funciones institucionales y en la torre de 24 pisos, las residenciales.

En este caso, Kelly  viajó numerosas veces a Luanda para poder gestionar el proyecto con los clientes. La estrategia que adoptó para captar a los inversores fue presentar varias alternativas del proyecto en simultaneo, de esta manera en una sola reunión se pudo mostrar las capacidades del estudio y a su vez negociar con los intereses de los clientes. Pero a pesar de que el proyecto “Torre Kilamba” fue seleccionado y del esfuerzo del equipo, la obra no fue ejecutada por cuestiones ajenas al estudio argentino, aunque lograron completar el legajo ejecutivo. De todas formas, destacó Kelly, la experiencia para ellos fue única e irrepetible. Más allá del encargo, el desafío para ellos -como para Valeria del Puerto- consistió en poner a prueba la capacidad del estudio en trabajar en un lugar desconocido, con clientes muy particulares y sin estar seguros de lo que podría pasar con su trabajo. Tomar riesgos forma parte de crecer y de buscar oportunidades, también en países lejanos.

Próximo CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad

 

Anuncios

Federico Kelly, el miércoles 1/11 en CRUCES: Exportar arquitectura

Junto a Valeria del Puerto, Federico Kelly (Buenos Aires, 1969) es el próximo invitado a CRUCES: Encuentros de Arquitectura y Ciudad. Desde 1996 es titular del estudio KLM Arquitectos. Kelly/ Lestard/ Maldonado.

federico-kelly

Egresó de la Universidad de Buenos Aires (1995) y es magíster en Diseño Arquitectónico, ETSAUN Universidad de Navarra, Pamplona, España (2003-2004). Profesor invitado en IUAV (Venezia. Italia) en 2010 y 2011 para programa de talleres de verano WaVe .Profesor titular de proyectos en la Universidad de Palermo desde el año 2009.

exterior2_nocturna2

La obra del estudio ha sido publicada en diversos medios nacionales e internacionales y KLM ha participado de numerosos concursos nacionales e internacionales de arquitectura.

Dentro de los numerosos premios que recibió junto a su equipo están el Premio Vitruvio a la Generación Emergente, MNBA (2002); el Premio MNBA-Air France (2001); el Premio Joven Generación Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires CayC (2009); el Primer premio centro judicial en Comodoro Rivadavia, Chubut (2002). Y fue ganador del 1º lugar en el Concurso Nacional de Anteproyectos, Subsecretaria de Turismo en Rawson (2007), Primer premio en el Concurso internacional de proyectos para el Centro de Ciencia y tecnología de Beijing, China (2011); Primer premio Concurso FADU-UBA para el nuevo edificio sede la CONEAU (2012); Primer premio Concurso Nacional de Anteproyectos para la nueva sede central de AySA (2016).

Próximo CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad

Mirá nuestro evento

CRUCES exportar arquitectura nuevo lugar 2

 

 

Valeria del Puerto 1965

un día | una arquitecta

im del puerto

Valeria del Puerto es titular del estudio del Puerto-Sardín que cuenta con una vasta trayectoria en la participación de concursos públicos en Argentina. Sus trabajos han sido publicados en revistas y libros nacionales y extranjeros y expuestos tanto en la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires como en otras del extranjero.

Ver la entrada original 687 palabras más

CRUCES Buenos Aires: “La casa”, crónica del encuentro con Mariví Besonías y Leonardo Codina

por Agata Peskins.

Con coincidencias y algunos desencuentros, Mariví Besonías y Leo Codina definieron sus posturas de la cuestión del habitar, el paisaje, la materialidad y la relación con el comitente.

En el quinto encuentro CRUCES realizado en Buenos Aires durante el mes de septiembre, María Victoria Besonías, del estudio Besonías-Almeida, Buenos Aires y Leonardo Codina de A4 Estudio de Mendoza, disertaron acerca de la casa, un tema de diseño que preocupa tanto a los que diseñan como a los que la habitan.

Con un auditorio atento a estos dos referentes de la arquitectura argentina cuyas casas han sido merecedoras de publicaciones y premios,  Besonías comenzó su exposición presentando al programa de la vivienda unifamiliar como “un espacio íntimo y de representación, un lugar de introspección para quienes lo habitan” .

Casa Wein, Besonias-Almeida.

Una de las obras seleccionadas para la presentación fue su propia casa cuido de veraneo en el bosque en Mar Azul, provincia de Buenos Aires, que construyó junto a Guillermo Almeida (marido y socio). Casi como una declaración de principios, la casa en Mar Azul fue el inicio de una secuencia de viviendas de hormigón que el estudio construyó en ese balneario. Pragmatismo,  cuidado ambiental y utilización de mínimos recursos para resolución de los problemas más complejos de la vivienda, los llevó a decidir por trabajar con hormigón y vidrio para potenciar las cualidades de la naturaleza: la arena, y los árboles que en conjunto con la arquitectura crean un nuevo paisaje.

La casa se transformó en un símbolo del balneario y al poco tiempo comenzaron a llegar nuevos proyectos para casas de veraneo. Así comenzó el desafío de reformular las ideas ante cada comitente en particular. Por ejemplo, cuando un comitente solicitó una casa de “ese estilo” pero con ladrillo visto utilizaron los mismo criterios de diseño cambiando la materialidad.

El concepto de austeridad, espacialidad y funcionalidad se mantiene en todos los proyectos del estudio, más allá de la cantidad de metros cuadrados o de pedidos extravangantes de algunos clientes, cuando por ejemplo, piden que “se note” que la casa es grande y lujosa. Ahí el trabajo de los arquitectos, aclara Besonías, consiste en trabajar junto a sus clientes reformulando prioridades y objetivos, que en definitiva, serán los que hagan de esa casa un buen proyecto de arquitectura que perdure en el tiempo.

Leonardo Codina inició su presentación definiendo a la casa como una frase que tomó de un profesor universitario: la casa como “un espejo y un manto”, aludiendo a la arquitectura de la casa como un reflejo de quien la habita y de quien la proyecta pero también como cobijo de las actividades diarias (comer, celebrar, dormir, etc).

Las obras presentadas se ubican en las afueras de la ciudad de Mendoza, en un paisaje de precordillera, de viñedos, de grandes amplitudes térmicas que de alguna manera condicionan sus proyectos. La serie de casas expuestas dejan en claro la búsqueda de ser parte del sitio, y al vez construir un sitio. Las casas resultan cuidados objetos ubicados en el terreno con una directa respuesta a los requerimientos del comitente.

Casa Codina, A4 Estudio.

La casa para una familia extendida, por ejemplo, resuelve un problema y programa complejo. Un matrimonio grande, su hija y sus nietos: tres generaciones. Es un ensayo de tres casas en una que conviven conjugando espacios íntimos con espacios públicos y comunes (reflejo y manto). La casa resuelve la complejidad al tiempo que es un objeto plástico posicionado en el paisaje.

Casa para una familia extendida, A4 Estudio.

Sin duda el paisaje cobró una relevancia en este encuentro que se ubicó a la par del eje temático principal de “La casa”. Ambos profesionales destacaron la alta carga de información que aporta el paisaje a la hora de proyectar la vivienda. ”Cuando este paisaje no existe porque estamos trabajando en la ciudad, de alguna manera lo debemos incorporar, recrear en el diseño de la casa, con patios, estanques”, amplió Besonías en su charla. Por su parte, Codina también mostró esta preocupación en la implantación de cada una de sus obras, desde la precordillera de los Andes hasta el mar Atlántico en Punta del Este.

Casa y Paisaje, si vale retitular este encuentro, en el que el debate posterior con los asistentes -una costumbre ya instalada en CRUCES- tuvo su foco en el diseño de autor, los costos, los clientes y la austeridad en contraposición al lujo innecesario.

Próximo CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad

Mirá nuestro evento

CRUCES exportar arquitectura nuevo lugar 2

María Victoria Besonías 1947

un día | una arquitecta

María Victoria Besonías

Arquitecta de origen español. Estudia y trabaja en Argentina junto a su socio, Guillermo de Almeida, desde 1975. Entre los años 2000 y 2012 ambos se unen a Luciano Kruk y forman el estudio BAK arquitectos. Besonías es profesora de arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, es miembro del Cuerpo de Jurados del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires y de la Federación Argentina de Entidades de Arquitectura. Se destaca en numerosos concursos de arquitectura y en 2012 recibe el Premio a la Trayectoria por parte del Senado de la Provincia de Buenos Aires.

Ver la entrada original 1.066 palabras más

La Casa

por Zaida Muxí, doctora arquitecta

La casa es el espacio de nuestra primera socialización, nos educa desde su espacialidad y condiciona trabajos, roles y jerarquías.

La casa tiene un largo camino de evolución y cambios en función de los valores de la sociedad y las tecnologías de cada momento. De la casa gremial en donde todo estaba revuelto, donde los espacios se adecuaban en función de las necesidades del mundo de la reproducción y la producción de manera indistinta a la casa victoriana del siglo XIX que asigna espacios específicos, determinados e inamovibles, para cada tarea y para hombres y mujeres, la casa se hizo de espacios específicos y jerárquicos.

También en el siglo XIX como derivada de las transformaciones tecnológicas, sociales y económicas debidas a la revolución industrial se acrecentó la diferencia entre privado y público. La educación y las enfermedades salieron de las casas, se crearon lugares específicos para esas actividades escuelas y hospitales que requerían de instalaciones y conocimientos específicos. Sin embargo, hubo unas tareas y un espacio que, aunque requería tecnología y conocimientos adecuados, no se movió: la cocina, con la amplia gama de tareas ligadas al cuidado del hogar.

Hubo intentos que tuvieron cierto éxito para sacar las cocinas de las casas, el primero  propuesto por Melusina Fay Peirce. Ella reivindicó las casas sin cocina en la segunda mitad del siglo XIX. La razón de esta propuesta estaba motivada al considerar que las tareas domésticas suponían una monotonía diaria y una presión para las mujeres que querían perseguir plenamente sus ambiciones personales. Expuso y publicó sus ideas, basadas en una crítica detallada de la economía doméstica de la casa acuñando el término “cooperative housekeeping”, en la revista Atlantic Monthly entre los años 1868 y 1869. Ebenezer Howard planteaba para las ciudades jardín que entre todas las variables de casas también hubiera sin cocina, y así fue en los denominados Quadrangles  de Lechworth y Welwyn. En Estocolmo, fomentada por la política Alva Myrdal y construida por Sven Markelus las viviendas sin cocina individual y con cocina y espacios colectivos era la opción para familias en que ambos progenitores trabajaran fuera de la casa pudieran  conciliar las diferentes responsabilidades. Esta saga llega hasta la actualidad aunque sea muchas veces una gran desconocida.

No solo la reflexión fue sacar la cocina, sino en caso de mantenerla optimizarla. Catharine Beecher, Christine McGaffey Frederick, Margarete Schutte-Lihotzky, Charlotte Perriand y otras proyectaron cocinas buscando la eficiencia y eficacia del espacio al tiempo que el confort y el bienestar de quien más la utiliza.

Estas transformaciones en el espacio cocina respondían a problemas y pregunta que derivaban de ellos que permitieron transformar la vivienda. La arquitectura no es una receta cerrada, por ello la incorporación de nuevas o diferentes variables nos llevará a nuevas preguntas y nuevas formulaciones:

¿Cuáles son hoy los problemas que queremos resolver y las preguntas que nos hacemos al proyectar una o muchas casas?, ¿Qué buscamos con estos proyectos?, ¿Cuáles son los valores que transmiten los espacios que proyectamos?

CRUCES Mendoza: Histórico/Contemporáneo junto a Eliana Bórmida y Rodrigo Grassi

por Florencia Marciani

El jueves 31 de agosto en Colegio de Arquitectos de Mendoza-Camza se realizó la cuarta edición de CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad. En esta ocasión el tema central fue histórico/contemporáneo. Los invitados fueron Eliana Bórmida del estudio Bórmida y Yanzón (Mendoza) y Rodrigo Grassi (Buenos Aires), socio titular de Aisenson Arquitectos y de ASN/nOISE, oficina de Investigación y Desarrollo del mismo Estudio.

¿Qué es histórico? ¿Qué debe considerarse de valor histórico y digno de conservar? ¿Qué significa ser contemporáneo?  ¿de qué modo se debe intervenir con nuevas arquitecturas en enclaves de alto valor patrimonial en la metrópolis contemporánea? Así abrió el debate Rodrigo Grassi.

A través de cuatro proyectos presentados en diferentes concursos, Grassi mostró cuál es la propuesta del estudio para intervenir en entornos urbanos patrimoniales. El estudio Aisenson Arquitectos trabaja principalmente en la ciudad de Buenas Aires, un entorno, que al igual que la mayoría de las ciudades latinoamericanas, está configurado por la sumatoria de diferentes ordenanzas, caracterizado por la heterogeneidad, la diversidad y la fragmentación. Es así que sus propuestas tienen un carácter conciliador e incluyen no sólo los monumentos sino también los contextos.

Grassi basó su exposición en tres “ensayos” : los concursos de la ampliación Colegio de Arquitectos de Córdoba, España; el Centro Cultural UNC, en Córdoba, Argentina y el Edificio Comisión Nacional de Museos en la Manzana de las luces en Buenos Aires. Mostró cómo algunas ideas proyectuales fueron aplicadas y fueron adquiriendo mayor consistencia conceptual hasta ser verificadas en el proyecto para el Banco de la Provincia de Córdoba, recientemente inaugurado. El hilo conductor entre estos trabajos son: el diálogo respetuoso con el entorno, el trabajo de recomposición del tejido, la eliminación de las medianeras y su transformación en nuevas fachadas, la articulación con el espacio público de la calle y la incorporación de una impronta contemporánea que toma como referencias los valores de las arquitecturas colindantes.

Eliana Bórmida inició explicando la dimensión conceptual en la que sitúan sus proyectos, “…hacer una obra que llegue a ser de dimensión histórica, una obra con dignidad como para persistir en la memoria colectiva y físicamente en el ambiente que vivimos”.

Ella se enfocó principalmente en mostrar la resolución de espacios para el vino. En un contexto rururbano y rural, estos espacios buscan integrarse con el contexto físico y cultural, donde la única preexistencia es el entorno natural, más específicamente la cordillera de los Andes.

En el recorrido por varias de las bodegas proyectadas por el estudio se pudieron verificar las premisas con las que trabajan. En el espacio exterior buscan generar una arquitectura del paisaje: sus obras parten de una conceptualización integradora de arquitectura y contexto y aportan a la identidad de la región. En cuanto al espacio interior, son propuestas fuertemente sensoriales, están orientadas al disfrute de experiencias del lugar.

Bórmida mostró cómo utilizan recursos tomados de la historia, como tipologías y cualidades espaciales, para generar nuevos espacios innovadores. Como ejemplo podemos citar el proyecto de la Bodega Salentein, en el que se toma como referencia la tipología de cruz griega, para jerarquizar el espacio de guardado de las barricas. en donde se enfatiza la centralidad de la planta con una lucera en el centro y con las disposición de las barricas en forma concéntrica.

Bórmida y Grassi encaran las idea de histórico/contemporáneo desde puntos de vistas diferentes pero complementarios. Ambos consideran que la principal variable a tener en cuenta en este tipo de proyectos es el tiempo. El tiempo pasado al considerar el entorno físico y cultural, y el tiempo futuro al proponer que sus proyectos se presentan como mediadores y conciliadores entre las preexistencias históricas y los modos de habitar contemporáneos.

 

Próximo CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad
Leonardo Codina+ Marivi Besonías
Miércoles, 13 de septiembre de 19:00 a 21:00
Estudio Aisenson, Juramento 2059, CABA.
Entrada libre, se pide inscribirse en el mail: infocruces@gmail.com